viernes, 3 de septiembre de 2010

U G Krishnamurti - La mística de la iluminación

I: Si tuviera que sintetizar toda su enseñanza en una sola frase, ¿cuál sería?
UG: La frase sería "No puedo ayudarlo"

I: No obstante, las personas vienen a verlo, tanto aquí en Suiza como en la India. Debe estar ayudándolos de alguna forma, o deben pensar que usted los está ayudando, de otra forma no vendrían.
UG: Algunos vienen por curiosidad. Pero todo lo que puedo decirles a aquellos que vienen porque en verdad quieren entender lo que estoy diciendo, es que no tengo nada que decir. No puedo ayudar a nadie en absoluto, ni tampoco puede algún otro. Ustedes no necesitan ayuda; por el contrario, necesitan quedar completamente desamparados - y si tratan de alcanzar este desamparo con mi ayuda, ustedes están perdidos.

I: ¿Podría hablar de la diferencia entre su estado y el estado de ser de la mayoría de la gente?
UG: Pienso que es muy poca; es una diferencia insignificante.

I: Pero usted ha pasado por cambios biológicos.
UG: Sí, pero no tengo ningún secreto guardado en ningún lugar secreto. No tengo nada para ofrecer. Todo lo que puedo ofrecerles es la seguridad de que toda indagación, toda discusión filosófica, es inútil, que no hay diálogo posible, y que vuestras preguntas, así como las de cualquier otro, son igualmente inútiles.

I: ¿Quiere decir que es un estado de ausencia del pensar?
UG: Es un estado en el cual el pensar y la vida no son dos cosas, sino una. Este no es un estado intelectual; es más bien un estado de sensación (no obstante, utilizo la palabra 'sensación' en un sentido diferente al que ustedes le dan.) Es un estado de no buscar. El ser humano está siempre buscando algo - dinero, poder, sexo, amor, experiencias místicas, verdad, iluminación - y es esa búsqueda la que lo mantiene fuera de su estado natural. Y aunque yo estoy en el estado natural, no puedo ayudar a otro, porque este es mi estado natural, y no el del otro.

I: ¿Quiere decir que si yo dejo de buscar, sucederá algo en mí?
UG: Sí, sucederá. Y cuando le digo "Sí, sucederá," ¿luego qué? ¿De qué le sirve mi seguridad a usted? No le sirve de nada - es completamente inútil - porque luego de eso usted no escucharía a nadie más. Escuchar a los demás es todo lo que ha estado haciendo durante su vida - es la causa de su infelicidad. Usted es único. No tiene por qué tratar de ser como algún otro. No puede ser como él, de todas formas. Este querer - querer escuchar, querer comprender, querer ser como ese o aquel - ha surgido porque la sociedad está interesada en crear un ser humano perfecto; pero no existe tal cosa - ese es nuestro problema. Todo lo que podemos hacer es ser nosotros, y nadie puede ayudarlo a ser eso. Pueden enseñarle cómo esquiar o cómo arreglar un automóvil, pero no le pueden enseñar nada importante.

I: ¿Ni siquiera Buddha o Cristo?
UG: ¿Por qué se preocupan por esos tipos? Ya están muertos. Tendrían que tirarlos al río. Y no obstante, no lo hacen; siguen escuchando a alguien (no importa a quién), y siguen esperando que de alguna manera, mañana o el día siguiente, por escuchar y escuchar cada vez más, se bajarán de la calesita. Escucharon a sus padres y a sus maestros en la escuela, y ellos les dijeron que sean buenos y respetuosos, y que no es bueno enojarse y todo lo demás, y eso no ha ayudado en nada, y entonces van y aprenden como practicar Yoga, y luego aparece un viejito y les dice que estén atentos sin opciones. O quizás encuentran alguien en el 'negocio sagrado', y hace milagros - hace aparecer algunas baratijas, las hace aparecer de la nada y ustedes lo siguen - o tal vez los toca, y ven una luz azul o una luz verde o una luz amarilla o Dios sabe qué cosas, y esperan que él los ayudará a experimentar la iluminación. Pero él no puede ayudarlos. Esto no es algo que pueda capturarse, contenerse, ni es algo que puede expresarse. No sé si ven el total y absoluto desamparo en el que se encuentran, y como, si alguien cree que puede ayudarlos, inevitablemente los pondrá en el camino equivocado, y cuanto menos tonto sea, más poderoso será, cuanto más iluminado, tanta más miseria y confusión creará para ustedes.

I: ¿Tiene algún interés en la cuestión de la reencarnación?
UG: Tengo más interés en la pregunta "¿Ha nacido?" ¿Puede decírmelo? Usted mismo - ¿puede estar seguro de que ha nacido? ¿Puede experimentar su propio nacimiento? No puede. Puede experimentar el nacimiento de otros y las muertes de otros, y usted cree que algún día experimentará su propia muerte. Pero no hay garantías de que experimentará su propia muerte. Vuestra estructura, la cual está interesada en comprender vuestra propia muerte y vuestro nacimiento, no estará allí. Así que la vida como tal no tiene principio ni tiene final; es un movimiento sin principio y sin final, y usted es tan sólo una expresión de ello. Es tan sólo una expresión de la vida, como un pájaro, una nube, o un gusano.

I: Pero con la pequeña diferencia de que yo soy consciente de mí mismo, y el gusano no.
UG: Usted es consciente de sí mismo mediante el pensamiento (con lo cual no sólo me refiero al pensamiento consciente, sino también a ese condicionamiento que transforma la vida que pasa a su través en sentimientos, en placer y dolor). Y ese pensamiento no es suyo; es lo que ha aprendido de otros, es algo de segunda mano, le pertenece a todos. Usted le pertenece a todos. ¿Así que por qué no acepta lo natural? Si acepta lo que es natural, todo entra en su propio ritmo: no hay nada que hacer, no hay nada que controlar, no hay nada que pedir o preguntar. No tiene que hacer nada. Está acabado. ['You are finished' puede significar también que no queda nada qué perfeccionar, porque la persona ya es perfecta, está 'terminada' N. del T.]

U G Krishnamurti - La mística de la iluminación

1 comentario:

  1. Estimada Mariela:

    Que bueno es encontrar un texto tan lleno de claridad...

    Excelente selección...

    Gracias por tus esfuerzos para que llegaran a mí luego de tanto tiempo... pero debía ser ahora...

    No conocía a este Hombre sabio...

    Namasté... _()_

    ResponderEliminar